Heberprot-P, lo que la biotecnología cubana puede hacer

carlos alberto gutierrez robayoLa Habana (PL) La creación de una sólida plataforma científica para contrarrestar las necesidades de Cuba en ese campo fue uno de los objetivos primarios de la Revolución desde sus inicios.

La reactivación de la Academia Cubana de las Ciencias en 1962, o la inauguración del Centro de Inmunología Genética Y Biotecnología (CIGB) en 1986, muestran la importancia que desde 1959 se le dio al sector como un elemento fundamental dentro de las perspectivas de desarrollo de la nación.

Precisamente, el CIGB constituye un ejemplo de lo que la ciencia cubana es capaz de hacer, pues esa institución creó uno de los medicamentos de producción nacional con más demanda en el mercado foráneo: el Heberprot-P.

Durante la II Convención Internacional de Tecnología y Salud, celebrada recientemente en esta capital, entendidos del sector aseguraron a Prensa Latina que el Heberprot-P se ha convertido en los últimos tres años en el producto líder del CIGB.

El doctor Carlos Mella, especialista en Inteligencia Comercial de la Empresa Comercializadora de Productos Biotecnológicos y Farmacéuticos del CIGB, Heber-Biotec, dijo que ese medicamento marcó la diferencia a nivel internacional.

El Heberprot-P se utiliza en el tratamiento de úlceras perforantes del pie diabético, lesión muy difícil de combatir, al punto que la mayoría de los pacientes que la padecen a nivel mundial pierden la pierna afectada.

Es un medicamento novedoso y único basado en el factor de crecimiento humano recombinante mediante infiltración intralesional directamente en el sitio de la herida.

Mella explicó que antes de ese medicamento, el CIGB trabajó otras líneas de investigación, lo más cercano al tratamiento de úlceras en la piel fue una crema tópica que hoy se sigue produciendo pero se utiliza en quemaduras y lesiones afines.

Por su parte, la licenciada Carmen Marrero, gerente de ventas en la división de países europeos de Heber-Biotec, informó a Prensa Latina que el Heberprot-P ya está registrado en 19 países de América Latina, África del Norte y Asia.

En estos momentos se realizan acciones para introducirlo en Europa y otras naciones del primer mundo, entre ellas Japón y Canadá, pues es un producto cuya demanda internacional crece de manera significativa, subrayó Marrero.

Es importante destacar que incluso los estadounidenses están realizando gestiones al respecto, se conoce que el congresista del estado de Florida Joe García promovió acciones para introducir el Heberprot-P en ese país, agregó la especialista.

Marrero recordó que Estados Unidos tiene una alta incidencia de diabetes y úlcera del pie diabético.

Recientemente el doctor Jorge Berlanga, especialista del CIGB y principal dueño de la patente del Heberprot-P, participó en un congreso internacional de diabetes en el estado de California, donde presentó una conferencia magistral sobre el tema, añadió.

Por otro lado, Carlos Mella anunció que Heber-Biotec tiene entre sus proyecciones futuras inmediatas promover a nivel internacional nuevos medicamentos como el PEG-Heberon.

Se trata de un tipo de interferón Alfa, utilizado generalmente en el tratamiento de las hepatitis B y C, cáncer, y otras enfermedades que comprometen la respuesta inmunológica del ser humano.

El PEG-Heberón se sostiene mejor en sangre, lo que reduce significativamente la cantidad de vacunas que debe recibir el paciente, explicó Mella.

No es necesario inyectar todos los días, pues con este producto la frecuencia se reduce a una vez por semana, lo que mejora de forma real la calidad de vida del paciente, añadió el experto.

Mella agregó que el otro producto novedoso del CIGB es el Heberpenta-L, una sola vacuna líquida que protege a los niños contra cinco enfermedades.

Antes había que inyectarlos tres veces con cada una de las tres vacunas existentes, lo que significaba un total de nueve inyecciones, mientras que con Heberpenta-L esa cifra se reduce a solo tres, apuntó.

El Heberprot-P, junto con los nuevos productos desarrollados por el CIGB, son una muestra del alto nivel científico de nuestro centro de investigación, que está a la altura de las naciones más industrializadas del mundo, concluyó Mella.

El desarrollo de la biotecnología en Cuba es una prueba de cómo la necesidad existente al momento del triunfo revolucionario de 1959 condicionó toda la actividad científica posterior.

La experiencia del país caribeño en la instrumentación de investigaciones evidencian hoy la introducción de novedosos modelos sociales en su programa científico, que se corresponden con las tendencias actuales a nivel global.

Por esa razón la biotecnología cubana debe estar en constante perfeccionamiento para lograr mayores avances que permitan obtener logros superiores a los obtenidos hasta la fecha con el Heberprot-P.

*Periodista de la redacción Ciencia y Técnica de Prensa Latina.

Fuente

Carlos Alberto Gutierrez Robayo

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s