¿Por qué conviene sembrar una pastura?

Carlos Gutierrez Robayo

La pastura sigue siendo el recurso forrajero más económico, siempre y cuando se realice una buena implantación, se logre una alta producción y se utilice de manera eficiente

Tomada la decisión de hacer una pastura, que representa una inversión importante, se debe asegurar que dure varios años, pues su costo es elevado y, sobre todo, un desembolso importante de dinero al momento de la implantación. Es decir, se debe hacer y mantener bien.

Hacer bien una pastura significa que hay que elegir un buen lote, donde se hayan controlado las malezas más problemáticas. Para ello la rotación con agricultura brinda beneficios, siempre y cuando se realicen cultivos de invierno y verano, tanto con cereales (trigo, maíz y sorgo), como con oleaginosas (soja, girasol). También se puede rotar con verdeos de invierno (raigrás y avena) y verano  (sorgo forrajero y moha). Una secuencia de cultivos diversificada permite rotar los herbicidas y tener el lote limpio.

Es imprescindible realizar el laboreo o el barbecho químico con tiempo para acumular humedad y poder sembrar en fecha adecuada. En años normales la fecha de siembra para nuestra zona es abril, aunque se puede extender un poco.

Es fundamental realizar el análisis de suelo, para una correcta fertilización, asegurar un buen inicio y una buena producción. El fertilizante químico es uno de los insumos más costosos dentro de la pastura y debe ser aplicado de acuerdo a las necesidades de las especies. La utilización de la cama de pollo para abonar las pasturas disminuye notoriamente los costos, con muy buen resultado para quién dispone de este recurso. Esta práctica tiene la ventaja de una liberación lenta de fósforo, uno de los nutrientes que generalmente es deficitario en nuestros suelos arcillosos.

Finalmente hay que utilizar una mezcla forrajera con especies acordes a las necesidades y posibilidades de manejo. Utilizar varias especies tiene como ventaja que al menos una de ellas produce forraje, aunque el año se presente adverso. Por otro lado las pasturas con una o dos especies (generalmente base alfalfa), permiten adecuar mejor el manejo al crecimiento y desarrollo de la especie de base.

Para ajustar la densidad de siembra es necesario realizar un análisis de poder germinativo de la semilla. Es necesario inocular la semilla de las leguminosas, esto le permite a las plantas captar nitrógeno. Es una tecnología de bajo costo y alto impacto en la producción.

Lograr una buena implantación y hacer un adecuado manejo de la pastura se traduce en un mejor aprovechamiento del forraje y una mayor duración de la pastura.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s